Conservantes

¿Para qué sirven?

  • Los microorganismos pueden proliferar en prácticamente cualquier cosa que contenga agua. Por eso creemos que es necesario proteger los productos de cuidado personal que contienen agua para evitar la proliferación de bacterias y hongos perjudiciales. Allí es donde intervienen los conservantes.
  • Se agregan conservantes a los productos para bebés y a los productos de belleza y de cuidado personal para evitar bacterias y moho dañinos que se pueden acumular en esos productos con el tiempo.
  • Muchos conservantes disponibles en la actualidad son de origen natural. Por ejemplo, los parabenos se encuentran en los arándanos y las zanahorias. Es la forma que tiene la naturaleza de prevenir la descomposición de frutas y verduras.
  • A través de nuestro proceso de control de seguridad, sometemos los conservantes a pruebas para garantizar la inocuidad y prevenir cualquier posible irritación. Para ello, no solo estudiamos cómo un consumidor podría usar el producto sino también la forma de almacenamiento en el hogar.

Conservantes de JJCH

¿Cuál es nuestra postura?

Los conservantes son fundamentales para los productos de cuidado personal a base de agua. Sin ellos, los productos de uso diario en los que tanto confía podrían vencer en pocas semanas o incluso en días. Todos los conservantes deben pasar nuestro  proceso de control de seguridad antes de que permitamos su uso en uno de nuestros productos. En consecuencia, la cantidad de conservantes que permitimos en nuestros productos es muy inferior a los límites que establecen los entes reguladores.

¿Qué NO usamos?

Muchos conservantes no cumplen con nuestros estándares de seguridad y cuidado. Algunos conservantes que no usamos en ningún producto para el cuidado de la piel son: bromoclorofeno, formaldehído, paraformaldehído, ácido fórmico, bronopol, alcohol diclorobencílico, triclocarbán, p-cloro-m-cresol, triclosán, metenamina, ketoconazol, citrato de plata, timerosal, cloroacetamida, 5-bromo-5-nitro-1,3-dioxano, butilparabeno, isobutilparabeno y bencilparabeno. Además, no usamos los siguientes conservantes en ningún producto para bebé: metilparabeno, etilparabeno, propilparabeno, yodopropinil butilcarbamato, quaternium-15, DMDM hidantoína, imidazolidinil urea y diazolidinil urea.

¿Qué usamos?

Como los conservantes son fundamentales y se usan en una gran variedad de productos de cuidado personal, es importante que seleccionemos los conservantes ideales para una fórmula determinada y, al mismo tiempo, evitemos el posible uso excesivo y la sobreexposición a un solo conservante. Para ello, mantenemos una selección segura de ingredientes que toma en cuenta la necesidad de una variedad diversa de conservantes para nuestros productos. Algunos ejemplos de conservantes que cumplen con nuestros estándares de seguridad y cuidado son el benzoato de sodio, el ácido benzoico, el fenoxietanol, el alcohol bencílico y la clorfenesina, y el metilparabeno, el etilparabeno y el propilparabeno para productos para adultos. En una pequeña cantidad de productos para adultos, usamos DMDM hidantoína, imidazolidinil urea y diazolidinil urea cuando los conservantes alternativos no son compatibles con otros ingredientes de una fórmula.

Conozca más acerca de la DMDM hidantoína aquí.

Parabenos

El panel de expertos del programa Cosmetic Ingredient Review* de EE. UU. analizó el uso de parabenos en productos de cuidado personal y concluyó que son seguros en niveles máximos de hasta un uno por ciento. Las regulaciones de la UE exigen que los parabenos no superen el 0.8 por ciento y que el propilparabeno no supere el 0.18 por ciento. En los productos que elaboramos y que contienen parabenos, los niveles son inferiores a los que exigen las regulaciones actuales de EE. UU. y la UE.

Ninguno de nuestros productos de cuidado personal para bebés, en todo el mundo, contiene parabenos. En el caso de los productos de belleza y de cuidado personal para adultos, los parabenos en los nuevos productos se restringen a metilparabenos, etilparabenos y propilparabenos, los cuales se han analizado de forma exhaustiva con relación a su seguridad y cuentan con el respaldo de las autoridades regulatorias de todo el mundo. No existe ningún otro tipo de parabenos en nuestros productos de belleza y de cuidado personal.

Conservantes liberadores de formaldehído

Si bien los conservantes liberadores de formaldehído son seguros siempre y cuando se usen en cosméticos formulados correctamente, escuchamos a nuestros consumidores y, en consecuencia, eliminamos los conservantes liberadores de formaldehído de nuestros productos de cuidado personal para bebés en todo el mundo. Asimismo, solo encontrará conservantes liberadores de formaldehído en productos de belleza y de cuidado personal cuando las alternativas no sean viables o seguras al combinarse con otros ingredientes.

Conozca más sobre nuestra historia

Mire cómo un bebé y los arándanos derriban mitos sobre químicos | Presentado por Johnson's Baby