Le presentamos a Mike Lynch

Mike Lynch, director global de Compromiso científico para el cuidado oral en JJCH

Trotamundos, investigador y creyente de que la buena salud comienza con una sonrisa

Le presentamos a Michael Lynch, el dentista convertido en científico cuyos viajes por el mundo lo llevaron de vuelta al lugar donde todo comenzó.

Sobre la boca y los hombres

¿Se siente saludable? Tal vez quiera agradecer a un dentista, como Mike Lynch, nuestro director global de compromiso científico para el cuidado oral.

Aunque no lo crea, la conexión entre la salud bucodental y la salud general está bien documentada. De hecho, la cavidad oral se considera la ventana al resto del cuerpo, ya que es la entrada a nuestros sistemas digestivo y respiratorio. Y tener una buena salud bucodental (a través del cepillado, el uso de hilo dental y el enjuague) es importante para mantener la salud general.

Como estudiante, Mike siempre tuvo interés por la ciencia, pero al principio no sabía muy bien qué hacer con ella. Así que, cuando fue a la universidad, se inscribió en un programa de premedicina con especialización en biología, decidido a convertirse en médico, pero el futuro tenía otros planes. Su ayudante residente, o "RA", soñaba con convertirse en dentista y finalmente convenció a Mike para que también siguiera ese camino.

Mike fue en busca de su doctorado en odontología (DMD) en Rutgers School of Dental Medicine. Allí se interesó por la microbiología y la inmunología orales e incluso realizó investigaciones clínicas sobre los biomarcadores orales (o signos biológicos de enfermedades) en pacientes con VIH/SIDA durante el apogeo de la epidemia de SIDA en los años 1980.

Gracias a la financiación de los National Institutes of Health, Mike continuó su investigación sobre el VIH en State University of New York en Buffalo, donde finalmente obtuvo su doctorado en biología oral en el área de genética bacteriana y completó su residencia en periodoncia.

Una serie de acontecimientos afortunados

Mientras realizaba entrevistas para puestos en el mundo académico y en la industria, Mike se sintió frustrado por la lentitud del proceso de contratación, por lo que su jefe de departamento le recomendó que aceptara un puesto en la American Dental Association (ADA), que sería una vía de acceso a la industria.

Durante el tiempo que trabajó en la ADA (la asociación nacional de odontología más grande y antigua del mundo), Mike ocupó el cargo de director de información científica, donde gestionaba el desarrollo, la revisión y la publicación de información científica para los miembros de la asociación, que hoy en día está formada por más de 160,000 dentistas.

Efectivamente, en 2002 y menos de tres años después de empezar su trabajo en la ADA, Mike terminó volviendo a su estado natal de Nueva Jersey tras ser contratado por Pfizer Consumer Healthcare (PCH) como director de cuidado bucal en investigación clínica.

Poco tiempo después de la adquisición de PCH por parte de Johnson & Johnson Consumer Health (JJCH) a fines de 2006, Mike pasó a desempeñar una función similar en OraPharma, una empresa farmacéutica especializada dentro de JJCH. Allí era responsable de todos los aspectos de los ensayos clínicos y la programación, los asuntos médicos y las actividades de intermediación profesional para un medicamento que trata la enfermedad periodontal, así como para varios dispositivos médicos utilizados en cirugías dentales. La empresa se vendió a fines de 2010, pero volvió a JJCH en 2012 y asumió su anterior función.

Hasta 2012, Mike ejerció como periodoncista a tiempo parcial y trabajó como oficial de odontología en la Reserva del Ejército, lo cual incluyó una misión médica en 2003 a El Salvador para tratar a niños en edad escolar y un despliegue en Irak en 2004 y 2005.

Y durante su carrera en JJCH, su trabajo lo llevó a conocer personas y lugares de todo el mundo, como Japón, Sudáfrica, Arabia Saudita y Bielorrusia, donde ha dado conferencias sobre salud bucodental. "La diversidad de mis funciones profesionales y los países a los que me han llevado son solo algunos ejemplos de la amplitud de la odontología y de los muchos lugares a los que nos puede conducir este campo", dijo.

Mike recuerda un acontecimiento particularmente memorable. Estaba en Johannesburgo, Sudáfrica, dando una conferencia a un grupo de estudiantes que se estaban formando para ser proveedores dentales de nivel medio. Estos estudiantes eran jóvenes y estaban llenos de energía. Pero cuando habló, el grupo de jóvenes se quedó sentado en silencio, asimilando cada palabra durante una hora entera.

"Después de la presentación, cada estudiante me dio la mano y me agradeció personalmente", dijo. "No dudo de que la información de mi presentación pueda haber tenido un impacto en ellos, pero no se compara con lo mucho que su atención y reconocimiento significaron para mí en ese momento y lo que siguen significando hoy".

La carrera de Mike ha estado llena de funciones y experiencias únicas y definitorias que, según él, han servido de trampolín para llegar a donde está hoy.

Cerrar el círculo

Mike recuerda haber usado LISTERINE® cuando era niño como parte de su rutina de cuidado bucodental. En su función actual, dedica gran parte de su tiempo a compartir la ciencia que hay detrás de los productos de cuidado bucodental, como LISTERINE®, con personas y organizaciones clave en el ámbito de la salud dental.

Para muchos, el enjuague bucal puede considerarse un producto sencillo y unidimensional, pero en el último siglo se han publicado casi 500 artículos científicos sobre LISTERINE®. Y la investigación continúa con un ensayo clínico recientemente publicado y patrocinado por los científicos de JJCH, el cual demostró que LISTERINE® redujo la placa entre los dientes 5 veces más que el uso del hilo dental practicado por un higienista dental.

Mike sabe que una de las costumbras más importantes de su infancia (cepillarse los dientes antes de acostarse) se convirtió en una parte muy simbólica de su vida y su carrera.

"¿Quién iba a pensar que alguien como yo, un estudiante que hacía todo lo posible por faltar al laboratorio de biología, acabaría dedicando su vida a la investigación en salud bucodental?", dijo.

Tal vez nunca sepamos cómo habría sido la trayectoria profesional de Mike sin el empuje de su RA, pero de algo no caben dudas: la odontología siempre fue su destino.